La rubia

Por ahí va la rubia caminando por la ciudad,

Mas su rostro erguido no muestra inseguridad.

Aunque su voz en silencio podrá permanecer,

Sus gestos gritan lo que siente y piensa su ser.


De barlovento viene la rubia y hacia sotavento va

Como llovizna flotando en el aire, de paso lento al bajar,

Ten cuidado, pues en una furia mal provocada,

Como un torrente aguacero sobre ti descenderá.


Es domingo y la rubia se encamina hacia el altar

A darle gracias al Dios altísimo por todo lo que le da.

Por todo lo que posee y por todo lo que es

Porque no fuese nada si no fuera por Él.


De noche aparece la rubia sentada en su sillón

Observando el fulgor de la luna y rebuscando en su interior

Pensando en lo que podría haber sido si otro camino hubiera tomado

Pensando en cómo vería la luna si en otros zapatos hubiera estado.


Cuando finalmente yacen los destellos de la noche

La rubia se ciega del mundo y de sus atrocidades

Pues, así en paz se siente al entregarse

A la serenidad que el sueño ha de darle.


Si de pronto a la rubia ves

No la juzgues, más obsérvala bien

Pues algún día de su interior saldrá

El fulgor que a toda su gente guiará.

Advertisements

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s