Solo una isla: descarga post-María

Durante los pasados cuarenta y pico de días, he visto el apoyo y la solidaridad por parte de nuestros países hermanxs y de aquellos en múltiples continentes. Mis amistades alrededor del mundo han extendido la mano y por eso, estoy inmensamente agradecida.

No obstante, he recibido comentarios que me han llamado la atención por un sinnúmero de razones y las quiero compartir por eso de #ventilar un poco.

Hace unas semanas, hablaba con alguien sobre las consecuencias del paso de María en Puerto Rico a lo que me respondió, “Puerto Rico es solo una isla; para como está ahora, mejor que lo hagan un ‘resort’.”

En adición, justo ayer, me dicen que no me debería estar quejando sobre la situación en Puerto Rico porque hay países en donde la gente pasa hambre todos los días e incluso, andan en guerra.

¿Por dónde comienzo? Primeramente, una catástrofe es preocupante donde sea y el peso de las consecuencias que trae no debe ser medida por el tamaño del país afectado. Es evidente que Puerto Rico no cuenta con la grandeza geográfica de China, Rusia, Brazil o los mismos Estados Unidos. Sin embargo, eso no significa que nuestra recuperación no vale la pena o que se utilice este argumento torcido para justificar el que se nos inferiorice. Son vidas perdidas y experiencias trágicas que no deben recibir indiferencia o quedar desapercibidas.

Por otro lado, las acciones de los gobiernos dirigidas a vaciar la isla para construir hoteles son DEPLORABLE y muestran los intereses corruptos de aquellos en poder. El mero hecho de verbalizar la complicidad refleja insensibilidad e ignorancia, como poco.

Quien verdaderamente me conoce sabe que todos los días me esfuerzo para desarollar mi perspectiva al igual que mi inteligencia emocional y trato de tener presente mis privilegios. Añado que mi campo académico y laboral es la economía. Reconozco que hay países en donde hay más hambre que gente y más pobreza que país. Ciertamente, hay quienes han muerto inocentemente por guerras civiles y ni hablemos de la trata humana y de como la mujer es vista en ciertas culturas.

Sí, Puerto Rico tiene y ha tenido privilegio(s) en comparación con otras naciones. Sin embargo, me parece absurdo el que se hagan comparaciones no correlacionadas y el que se nos critiquen las quejas porque en otros países es peor. Es como decirle a un paciente de una enfermedad terminal que no se queje porque su enfermedad no es tan mala como otras.

Sí, podemos estar agradecidxs Y A SU VEZ sentirnos indignadxs por la ineficiencia y la corrupción que han causado que una tragedia empeore. Una no cancela la otra ni le quita validez. Es degradante el que, a cuarenta y pico de días, hayan familias soportando cuerpos descompuestos en las casas por la dificultad de conseguir enterrarlos. Es escalofriante el que sigan habiendo muertes por falta de oxígeno o medicamentos. Es deprimente ver a hogares en trizas y almas abatidas, entre tantas cosas más.

Ojala esta situación despierte más perspectiva en la sociedad puertorriqueña para solidarizarnos con otros países. Ojala esto nos sirva para tenerlos presente en nuestras mentes, reconociendo que hay necesidad alrededor del mundo. No obstante, no es propio minimizar nuestro dolor y sufrimiento. Todo esto ha sido muy reciente y los sentimientos apenas se internalizan.

Esto me conduce a mi punto (casi) final: para conocer el impacto verdadero de María en Puerto Rico no basta con ver lo que ha ocurrido en los pasados días. Hay que entender (muy a) fondo nuestra historia, economía, sociedad y política. Esto no es algo de que se leyó un artículo en el Wall Street Journal y ya se las sabe todas; no es un dos por tres. Hay muchas variables en nuestra ecuación desde antes del huracán y María fue el colmo. Ciertamente, el fenómeno visibilizó muchas cosas que antes estaban escondidas, pero sigue siendo un tema complejo al igual que el análisis de las consecuencias que esto traerá en el porvenir. Por tanto, si no sabe, quédese callax’.

Amigxs, solo les pido que tengan más sensibildad cuando hable con un(x) conocidx puertorriqueñx. Esto ha sido muy fuerte y no estamos para recibir comentarios soberbios y desconsiderados. Ubique su privilegio y fíjese donde esté paradx. Nuevamente, gracias a los que sí han tenido comprensión y compañerismo.

Finalmente, (porque no puedo culminar sin decir esto), podría dedicar el tiempo que no tengo a redactar los atributos que hacen que Puerto Rico sea más allá que una isla, pero daré la única que realmente cuenta: para quienes hemos nacido y nos hemos criado en la islita 100×35 (pero en verdad, 111X40) PUERTO RICO ES PATRIA y no hay otro pedazo de tierra que reemplace eso.

Hasta aquí llegué. Linda noche.

Advertisements